Ruta de los pueblos negros y el Hayedo de Tejera Negra

Hoy os contamos una de nuestras rutas otoñales, muy recomendable para hacer con niños.
El fin de semana del Pilar y con la excusa de celebrar mi santo, hicimos una escapada familiar para disfrutar del otoño, estación que nos encanta.
Habíamos hecho la reserva (con mucho tiempo de antelación) para el Hayedo de Tejera Negra, en Guadalajara, y la víspera, viendo que el tiempo era estupendo, nos animamos a reservar noche para poder hacer también la ruta de los Pueblos Negros.

HAYEDO TEJERA NEGRA

Al Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra se accede desde el pueblo de Cantalojas, desde allí se coge una pista asfaltada de unos 2.5 km hasta llegar al Centro de Interpretación del Parque donde controlan las reservas del aparcamiento y te dan información. Después por una pista forestal de unos 8 km se llega al aparcamiento del parque desde donde comienza la Senda de Carretas (la más recomendada para ir con niños), que fue la que hicimos nosotros, de 6 km, y señalizada con balizas blancas y carteles.
Existe otra senda de 17 km, la Senda del Robledal y una ruta señalizada para bicicletas de 21 km, y estas salen del Centro de Interpretación, por lo que para realizar estas rutas, no es necesario la reserva de aparcamiento.
Para realizar las reservas podéis consultar la web del parque pinchando aquí.
Para más información del Parque de la Tejera Negra podéis consultar en la Web de Turismo de Castilla la Mancha  y también en redforesta.com

En esta época del año el hayedo está todavía muy verde, pero es un placer poder disfrutar y pasear por estos bosques encantados y ver todas sus fases, desde que la hoja empieza a cambiar de color y se prepara para caer hasta que vuelve a salir otra vez.
Aquí compartimos con vosotros algunas de las fotos que hicimos que ya forman parte de nuestras postales viajeras, de nuestras postales de otoño.




Ejemplo de colmenas - Hayedo de la Tejera Negra








Mostajo





Carbonera en el Parque Natural Hayedo de la Tejera Negra
La Carbonera es una estructura tradicional formada por pilas de leña que están cubiertas con hojarasca y tierra. Es una reproducción de las antiguas carboneras utilizadas para obtener carbón, tras una combustión de unos diez minutos.



























Amanita Muscaria (ésta ni probarla ¡eh! )



Tejo




Pasamos todo el día en el hayedo, con nuestros bocatas de tortilla y demás viandas incluidas, y luego nos dirigimos a uno de los pueblos más bellos de la arquitectura negra, donde teníamos reservada la noche.


RUTA DE LOS PUEBLOS NEGROS

Os dejamos un mapa de esta preciosa ruta extraído de la web "Pueblos de la Arquitectura Negra" donde además podréis encontrar toda la información necesaria para preparar el viaje.
Pincha en la imagen


Y os contamos nuestra excursión...

Amanecimos el domingo en "El Nido de Valverde" una encantadora casona rural en Valverde de los Arroyos, uno de los pueblos mejor conservados de la Arquitectura Negra.


La casa rural donde nos alojamos "El Nido de Valverde"

Tras un estupendo desayuno, Contxa, la dueña del lugar, nos recomendó aprovechar que era prontito que hacía un día espléndido y que todavía no habría mucha gente, para hacer una preciosa ruta que salía del pueblo, la ruta de "La Chorrera de Despeñalagua".
Después de un precioso paseo de una media hora, entre manzanos, robles, castaños, jaras, tomillos, helechos, el ruido del correr del agua por los pequeños canales y algunas pequeñas cascadas llegamos al colofón de la ruta, una pared de piedra de unos 80- 100 metros de altura donde, literalmente, se despeña el agua que proviene de las montañas, de ahí su curioso nombre.

























Una vez que volvimos al pueblo, fuimos a recoger la maleta y a despedirnos de Contxa, para seguir disfrutando del día.
Dimos un paseo por Valverde de los Arroyos...






Antes de abandonar el pueblo nos dirigimos a su Museo Etnográfico donde pudimos ver la forma de vida y sus costumbres. Aquí os podéis descargar el folleto.





A continuación y nuevamente, siguiendo las recomendaciones de Contxa, nos fuimos a Umbralejo un pueblo deshabitado que ahora forma parte del Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados por lo que actualmente ha sido reconstruido y se usa para campamentos.
Tuvimos la suerte de poder pasear por el pueblo a nuestras anchas, nosotros sólos, una maravilla.
Este es el segundo pueblo de estas características que visitamos, el primero fue Granadilla en Cáceres como ya os contamos en otra de nuestras entradas en nuestro blog.












Después nos dirigimos a Tamajón

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción
 y a su Ciudad Encantada.



Ciudad Encantada de Tamajón
Ciudad Encantada de Tamajón

Continuamos nuestro paseo por algunos otros pueblos preciosos como Campillejo, El Espinar, Majaelrayo...




Iglesia de Campillejo










Y así terminamos un finde inolvidable en familia, recorriendo estos pueblos de la arquitectura negra, una ruta que parece sacada de un cuento y que nos encantó.




1 comentario:

  1. Hola mami:
    A mi también me encantó ir a esos pueblos.
    Las fotos son preciosas, pero creo que has puesto muchas.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...