María Elena Walsh, "La mamá de Manuelita"

Esta noche hemos rescatado de entre nuestros libros favoritos "El Reino del Revés" de la escritora y compositora argentina María Elena Walsh de la editorial Alfaguara Infantil, que le regalamos a Elena hace años.



En este libro están las canciones más conocidas de María Elena Walsh y otros bellos poemas. Hoy hemos leído algunos de nuestros favoritos: Manuelita la Tortuga, El Reino del Revés, El Twist del Mono Liso...
Pinchando aquí podéis encontrar una guía de actividades para trabajar la lectura del libro.


Se cumplen dos años de la marcha de "La mamá de Manuelita" y queremos rendirle homenaje recordando una de las entradas favoritas de nuestro blog.




La tortuga Manuelita está de luto junto con "El brujito de Gulubú". El mundo del revés hoy se "alegra" de su partida y en el país de los estornudos además de "atchis" dicen "¡Gracias Maria Elena y hasta Siempre!". 

Citando un artículo del  ELPAIS.com

"María Elena cambió la literatura infantil en toda América Latina, cambió la manera de ver la infancia y de mirar a los niños, con una actitud nada condescendiente, sino respetuosa e inteligente", explica María Fernanda Maquieira, que editó su obra completa, tanto infantil como para adultos, en Alfaguara. "Sus textos infantiles tenían una calidad literaria extraordinaria, y era capaz de combinar la literatura clásica y la popular como nadie". Su obra se alejó del tono moralizante de los cuentos de la época y abrió un mundo nuevo de imaginación y juego, más relacionado con la Alicia de Carroll que con la literatura tradicional argentina. Algunos de sus personajes, como la Tortuga Manuelita (que tiene un monumento en Pehuajó, un pueblo cercano a Buenos Aires), Doña Disparate o Dailan Kifki están ya incorporados a los libros de texto de media América Latina.

Pero seguro que María Elena, allí donde esté,  no quiere que estemos tristes sino que disfrutemos de su legado.
Todos los que tenemos mi edad hemos disfrutado con sus canciones y ahora nuestro mejor homenaje es darlas a conocer a nuestros hijos.
En los patios de todas las escuelas argentinas se ha escuchado, y se escucha todavía, a miles de niños cantándole a la tortuga Manuelita: "Manuelita vivía en Pehuajó, pero un día se marchó. Nadie supo bien por qué, a Paris ella se fue, un poquito caminando y otro poquitito a pie".
Yo me acuerdo perfectamente de esta canción incluso conservo un disco de Luis Aguilé que la cantaba.




 
Manuelita vivía en Pehuajo
pero un día se marchó.
Nadie supo bien por qué
a París ella se fue
un poquito caminando
y otro poquitito a pie.                                                     

Manuelita, Manuelita,
Manuelita dónde vas
con tu traje de malaquita
y tu paso tan audaz.


Manuelita una vez se enamoró
de un tortugo que pasó.
Dijo: ¿Qué podré yo hacer?
Vieja no me va a querer.
En Europa y con paciencia
me podrán embellecer.

En la tintorería de París
la pintaron con barniz.
La plancharon en francés
del derecho y del revés.
Le pusieron peluquita
y botines en los pies.

Tantos años tardó
en cruzar el mar
que allí se volvió a arrugar
y por eso regresó
vieja como se marchó
a buscar a su tortugo
que la espera en Pehuajo








 Me dijeron que en el Reino del Revés
nada el pájaro y vuela el pez.

Que los gatos no hacen miau y dicen yes         
porque estudian mucho inglés.
Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés
nadie baila con los pies,
que un ladrón es vigilante y otro es juez
y que dos y dos son tres.

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés
cabe un oso en una nuez,
que usan barbas y bigotes los bebés
y que un año dura un mes.

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés
hay un perro pequinés,
que se cae para arriba y una vez...
no pudo bajar después.

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés...



 "Mami, mami, esta me la se yo", ¡que bien! , pues vamos a cantarla juntas




Había una vez un bru, un brujito en
 Gulubú                                                           
a toda la población
embrujaba sin ton ni son.

Pero un día llegó el Doctorrrr                                 
manejando un cuatrimotorrrr                                 
¿Y saben lo que pasó?                                           

¿No?
Todas las brujerías                                              
del brujito de Gulubú                                   
se curaron con la vacú
con la vacunaluna lunalú.                              

La vaca de Gulubú
no podía decir ni mú.
El brujito la embrujó
y la vaca se enmudeció.
Pero entonces llegó el Doctorrrr                             
manejando un cuatrimotorrrr
¿Y saben lo que pasó?                            

¿No?
Todas las brujerías
del brujito de Gulubú
se curaron con la vacú         
con la vacuna
luna luna
lú.

Los chicos eran todos muy bu,                                 
burros todos en Gulubú.
Se olvidaban la lecció
no sufrían de sarampión.

Pero un día llegó el Doctorrrr
manejando un cuatrimotorrrr
¿Y saben lo que pasó?                                                  

¿No?
Todas las brujerías
del brujito de Gulubú
se curaron con la vacú
con la vacuna
luna luna
lú.

Ha sido el brujito el ú,
uno y único en Gulubú                                           
que lloró, pateó y mordió
cuando el médico lo pinchó.

Y después se marchó el Doctorrrr
manejando un cuatrimotorrrr
¿Y saben lo que pasó?

¿No?
Todas las brujerías
del brujito de Gulubú
se curaron con la vacú
con la vacuna
luna luna
lú.








Mírenme, soy feliz
entre las hojas que cantan
cuando atraviesa el jardín
el viento en monopatín.

Cuando voy a dormir
cierro los ojos y sueño
con el olor de un país
florecido para mí.

Yo no soy un bailarín
porque me gusta quedarme                                                                 
quieto en la tierra y sentir
que mis pies tienen raíz.

Una vez estudié
en un librito de yuyo
cosas que sólo yo sé


y que nunca olvidaré.                                      

Aprendí que una nuez
es arrugada y viejita,
pero que puede ofrecer
mucha, mucha, mucha miel.

Del jardín soy duende fiel,
cuando una flor está triste
la pintó con un pincel
y le toco el cascabel.

Soy guardián y doctor
de una pandilla de flores
que juegan al dominó
y después les da la tos.

Por aquí anda Dios
con regadera de lluvia
o disfrazada de sol
asomando a su balcón.

Yo no soy un gran señor,
pero en mi cileo de tierra
cuido el tesoro mejor
mucho, mucho, mucho amor



Y esta canción la he cantado con mis compañeros del coro las pasadas navidades.






¿Saben saben lo que hizo
el famoso Mono Liso?
A la orilla de una zanja
cazó viva una naranja.
¡Qué coraje, qué valor!
Aunque se olvidó el cuchillo
en el dulce de membrillo                                                   


la cazó con tenedor.

No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.

A la hora de la cena
la naranja le dio pena
fue tan bueno el Mono Liso                               
que de postre no la quiso.
El valiente cazador
ordenó a su comitiva
que se la guardaran viva

en el refrigerador.
La naranja se pasea
de la sala al comedor.
No me tires con cuchillo                               
tírame con tenedor.
Mono Liso en la cocina
con una paciencia china                            
la domaba día a día,
la naranja no aprendía.

Mono Liso con rigor
al fin la empujó un poquito
y dio su primer pasito
la naranja sin error
La naranja se pasea
de la sala al comedor.
No me tires con cuchillo
tírame con tenedor.                                                                                                                  




Con todo mi cariño dedico esta entrada a todos los niños, espero que os hayan gustado las canciones tanto como nos gustan a nosotras y  también a todos los mayores que recordamos con cariño estas canciones.
Buenas noches y dulces sueños.

1 comentario:

  1. Es y será siempre una GENIA con su literatura infantil nos hizo reír, bailar, asombrar y hasta llorar algunas veces por eso como adulta y docente siempre realizo tareas con sus canciones y cuentos a mis niños de 1º y 2º grados.-

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...