Asturias con niños, 1ª Parte: Asturias del Occidente

Como ya sabéis nos encanta viajar, conocer sitios nuevos y vivir emocionantes aventuras. Esta misma mañana, Elena y yo nos hemos puesto a recordar algunos de los sitios a los que hemos viajado en nuestras vacaciones, es increíble, pero Elena se acuerda de todos los detalles y de las cosas que más le llamaron la atención y que más le gustaron. Siempre me dice que disfruta viajando, ja,ja ¡lo lleva en la sangre!.
Sabéis que en nuestro blog uno de los objetivos importantes son los viajes con niños asi que hoy vamos a empezar con una serie de entradas sobre uno de los lugares más hermosos que hemos visitado, Asturias.
Asturias es uno de esos reinos privilegiados en donde ha sido posible la supervivencia de una fuerte identidad ancestral en armonía con la modernidad y el progreso, y uno de los sitios que recomendamos por excelencia para viajar en familia. Es por ello, que en estas entradas queremos hacer como una guia para disfrutar de Asturias con los niños.

ASTURIAS DEL OCCIDENTE:

Es, sin duda, la más desconocida, pero no por ello menos bella. Vamos a detallar algunos lugares que no hay que perderse.

Reserva de la Biosfera de Muniellos:

Es un bosque que recuerda a los cuentos de hadas, casi virgen.
En su vegetación destacan el roble, el abedul, los fresnos y avellanos, arbustos como el brezo, arándanos y helechos. Además el bosque oculta hasta 160 especies de animales distintas como el oso pardo, el urogallo, el lobo, el jabalí, el corzo, el rebeco, el murciélago, más de 100 especies de aves...
La entrada al parque está situada en Tablizas. Las visitas a la Reserva de la Biosfera de Muniellos deben ser autorizadas por la Conserjería de Medio Ambiente, se pueden hacer reservas por internet pinchando Autorización visitas Reserva Muniellos







Por esta zona también merece la pena visitar Cangas de Narcea que cuenta con un gran patrimonio histórico, y en verano tiene un servicio gratuito de guías para circuitos histórico-culturales.
Además, allí se puede visitar El Museo Etnográfico del Vino, que nos adentra en la tradición vitivinícola del Suroccidente de Asturias. Su exposición permanente incluye instrumentos y aperos históricos que se utilizaron tanto para cosechar la uva como para elaborar el vino, así como un lagar de viga del siglo XVI.


Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias:

La visita a este parque sirve de complemento a la de Muniellos. Antes de adentrarse en el parque conviene visitar el centro de interpretación que se encuentra en las antiguas Caballerizas del Monasterio de Corias.
El edificio consta de dos plantas (baja y primera) y dispone de cuatro salas en las que se muestra las características del parque a través de paneles, audiovisuales y maquetas y uno de sus principales atractivos es un molino de cacao hallado en su interior y que ha sido reformado.
Aquí podéis ver el video de la Casa del Parque realizado por la Universidad de Oviedo.
Una de las cosas en las que conviene fijarse en la visita al parque es en los hórreos que son una construcción de planta cuadrada o semicuadrada sobre pies (pegoyos) de piedra o madera con tejado de teja, paja o pizarra a cuatro aguas, construidos con madera de roble y castaño y se utilizaban para guardar la cosecha y solían ser de más de una familia.



 Museo Etnográfico de Grandas de Salime:

Esta visita es altamente recomendable  y a los niños les encantará porque aquí conocerán los muebles, herramientas, útiles y ropas que usaban sus bisabuelos, tatarabuelos...
La visita permite conocer multitud de utensilios necesarios para que una casa campesina, entendida ésta como una unidad básica de producción y consumo (autoabastecimiento) ocupada por una familia, pudiese funcionar normalmente. Además, se muestran las herramientas de los oficios artesanales frecuentes en el mundo rural de la zona, y se recrean espacios con todas las características de antaño: la lareira o cocina, el hórreo con cubierta de paja de centeno y la panera de pizarra, la bodega de vino, el molino, el comercio, la escuela, la barbería, la fragua, la carpintería, las artes de caza y pesca, la tornería o fabricación de recipientes de madera, la apicultura, los aperos agrícolas, etc.
El museo se divide en cuatro espacios:




Entrada al museo


Cocina o lareira

 La cocina servía lo mismo para cocinar, calentarse, secar el embutido y hasta para contar historias alrededor del fuego en las largas noches de invierno.

Hórreo con cubierta de paja de centeno construido a partir de una panera en 1874

Hórreos del Museo Etnográfico
Os invito a que veáis estos fantásticos vídeos:






El occidente asturiano tiene otras muchas cosas maravillosas, no os preocupéis, seguiremos contándolo en próximas entradas, al igual que del resto de Asturias.

1 comentario:

  1. Un post precioso y muy emotivo para nosotros. Y nos encanta que os guste Asturias. Como decimos por aqui ¡Puxa Asturias!
    Un saludo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...